Juan Pablo Naranjo Vallejo

Abogado de la Universidad de los Andes / Abogado Junior Naranjo Abogados

Realizando mi examen de facultad para obtener mi título de abogado, investigando a partir del derecho comparado el trato que se les daba a los trabajadores de plataformas descubrí una curiosa sentencia en el buscador de Sentencias TRT-2ª Região de São Paulo do Brasil, una acción de grupo laboral se había interpuesto en contra de Rappi por el desconocimiento de relaciones laborales y discriminación de población vulnerable.

Realmente el auto era un poco desalentador, puesto que el Tribunal Brasileño respectivo rechazo la demanda al no contener requisitos necesarios de la legislación interna brasileña- interposición de la demanda por medio de sindicato- para que la acción colectiva de grupo pudiera ser tramitada. No obstante, el interés por ese tipo de acciones creció tanto que descubrí que la acción de grupo en materia laboral es aplicable a un sinnúmero de países que entienden finalmente la esencia de dichas acciones.

En efecto, en Brasil hay una acción de grupo especifica en materia de trabajo -açõe coletiva trabalhista- que busca la protección colectiva de un grupo de individuos y el resarcimiento de perjuicios por el desconocimiento u ocultamiento de derechos laborales uniformes:  uma ação judicial em que as partes buscam a solução de um conflito que ultrapasse as relações individuais de trabalho (conflito coletivo). (una acción judicial en que las partes buscan una solución de un conflicto que traspasa las relaciones individuales de trabajo, para convertirse en uno colectivo).

En Francia, la acción de grupo en materia laboral fue introducida por la ley n 2016-1547 del 18 de noviembre de 2016, “modernización de la justicia del siglo 21 (art. 60-92). En dicha ley se dispuso que la acción de grupo es esencialmente viable cuando se presenta una situación de discriminación masiva de personas- caso que se presenta sobre todo en materia de ocultamiento masivo de relaciones laborales y población vulnerable-. Por ende, la acción de grupo es totalmente viable para declarar la existencia y perjuicios por encubrimiento de relaciones laborales masivas.

En estados Unidos una acción de grupo laboral es pertinente en materia de empleo si la conducta de un empleador damnifica a muchas personas de manera similar. En el contexto del trabajo, ciertas pretensiones son las más demandadas y reconocidas por los jueces por vía de la acción de grupo. Estas incluyen violaciones al código federal del trabajo, salario mínimo federal, horas de trabajo, horas extra, reconocimiento de descansos remunerados y sistemática discriminación laboral. Tanto perjuicios compensatorios y punitivos pueden ser reclamados por medio de la acción de grupo. Por ejemplo, las indemnizaciones punitivas están reconocidas bajo el título VII de la carta federal de derechos civiles de 1964. Este estatuto permite el reconocimiento de perjuicios punitivos en contra de empleadores no gubernamentales que dolosamente o culposamente realizan actividades discriminatorias del trabajo que vulneran los derechos civiles de una pluralidad de individuos.

En Italia, la normativa, aunque estratificada y complicada, permite a organizaciones, asociaciones y entes privados, actuar autónomamente en juicio contra la discriminación colectiva en materia de trabajo- en busca de una indemnización-. Tales acciones pueden ser interpretadas a la luz de la noción de discriminación colectiva elaborada por la jurisprudencia de la Corte de Justicia que permite iniciar una tutela contra la discriminación “sin victima” o “sin denunciante” y alegar por todos los sujetos legitimados a actuar.

Ahora bien, en Colombia la acción en materia laboral es un terreno aún inexplorado para la jurisprudencia y los litigantes. Hasta ahora poca jurisprudencia desarrolla el tema, solo 2 sentencias que tratan con paños tibios el asunto, que incluso de manera equivocada y restrictiva interpretan la procedencia de la acción de grupo en materia del trabajo:

T849 A de la Corte Constitucional del 2013:

“Al constituir los derechos laborales una retribución o compensación por los servicios prestados por el trabajador, su reconocimiento y pago no tienen naturaleza resarcitoria, sino retributiva, por lo que no pueden ser pretendidos a través de la acción de grupo. Por otra parte, cuando lo que se persigue con dicha acción es una indemnización de perjuicios por los eventuales daños sufridos debido al no pago o al pago tardío de las prestaciones, la reclamación es procedente a través de la acción de grupo”.

En este orden de ideas es claro que la acción de grupo en materia laboral es procedente bajo algunos limitantes en Colombia, pero ¿Que hacer cuando necesariamente el juez debe declarar la existencia de un contrato laboral para luego declarar los perjuicios por un desconocimiento masivo de relaciones laborales por parte de un trabajador?. A mi parecer la acción de grupo en dichas circunstancias no solo es procedente, sino que necesita obligatoriamente estudiar las relaciones de trabajo y en ultimas decretar la máxima sanción en materia laboral: declarar la existencia del contrato laboral realidad para luego declarar los perjuicios demandados en acción de grupo. Esta idea no es descabellada pues es la que toman todos los países de estudio de este artículo que disponen que la acción de grupo en materia laboral es procedente para exigir la existencia de un contrato laboral realidad cuando el problema de las relaciones individuales de los trabajadores trasciende a un problema colectivo de discriminación por parte de un empleador.  Por ello sabiamente se ha establecido en la jurisprudencia comparada que la acción de grupo laboral es competencia de los jueces laborales y no de los jueces civiles, idea que es acertada y que creo que tiene también aplicación en Colombia al establecer el principio de favorabilidad al trabajador.

No obstante, hasta ahora en Colombia solo hay una unificación jurisprudencial en materia de acciones de grupo en materia de relaciones laborales en el sector público, la cual es ampliamente restrictiva -Consejo de Estado Sala Plena, Sentencia, 05001333100920060021001 (AG) REV, 13/07/2021-. Por suerte hasta el momento, las acciones de grupo por desconocimiento de relaciones laborales en el régimen privado es un terreno inexplorado y susceptible de innovación para los litigantes que pueden apoyarse en el derecho comparado para reglamentar una institución que es procedente en Colombia según la Corte Constitucional y virgen de regulación hasta el momento. Recordemos que tanto Brasil, Italia, Francia, Estados Unidos presentaron multitudes de demandas colectivas de trabajadores cuando estas fueron introducidas, por lo cual limitaron mediante requisito de procedibilidad la presentación de la acción de grupo laboral mediante una asociación sindical acreditada. Hasta ahora en Colombia dicho requisito no existe y puede ser aprovechada por los abogados de a pie para ser innovativos en nuestra legislación.